> Una Gruesa de Chullos, 2012 – 2013





Una gruesa de chullos

Este proyecto fue iniciado a raíz de una invitación para ser parte de la muestra Remesas: Flujos Simbólicos / Movilidades de Capital, curada por Rodrigo Quijano en 2012.

En la fase inicial se compraron doce docenas (una gruesa) de chullos, tejidos a mano en Lima, los cuales fueron exportados a Londres. Allí fueron escaneados, registrados fotográficamente y luego destejidos uno por uno. Luego cada imagen de chullo fue impresa en blanco y negro en un papel de contabilidad, tomando forma bidimensional, y coloreada para completar la representación pictórica. Los trabajos resultantes de este proyecto son una ruma de lana formada por los 144 chullos destejidos, y 144 impresiones coloreadas a mano en papel de contador.

Los chullos, gorros típicos que han sido utilizados desde tiempos pre-hispánicos (remotos), son un símbolo ancestral de la cultura andina. Estas prendas hoy en día son producidas masivamente para ser vendidas en todos los mercados de artesanías que frecuentan los turistas.

La acción de destejer los chullos luego de ser exportados a Inglaterra y convertidos en arte, cuestiona el valor económico de la labor artesanal, en contraste con el que adquiere como pieza de arte.

El énfasis en la producción masiva de este producto habla de la comercialización del patrimonio cultural y la exotización de estos símbolos al ser convertidos en un producto de consumo turístico. El uso del papel de Balance General, enfatiza su producción en serie y los fines comerciales. El papel de contador, el cual está casi descontinuado, a su vez refleja una era prácticamente extinta por el uso masivo de la tecnología.

La re-materialización de los chullos a través de su forma pictórica, analiza también las variaciones en la misma producción en serie. Siendo todos los gorros similares, ninguno es igual. La combinación posible de colores y pequeñas variaciones en la trama es casi infinita.